Blogia
Amira

Bar

Bar

Hoy mi novio empieza a trabajar en un bar, de noche. No debería preocuparme, pero la verdad es que no puedo quitármelo de la cabeza. Sé que trabajando ahí conocerá a mucha gente, a muchas chicas, y no quiero que se convierta en un camarero ligón y acabe poniéndome los cuernos. Sé que no me ha dado nunca razones para desconfiar de él, pero nunca se sabe lo que puede pasar. Tengo miedo de que conozca a alguna chica mejor que yo y me deje por ella. Ojalá pudiera dejar de pensar y no preocuparme tanto por las cosas, pero eso va con mi personalidad, al igual que el sufrimiento, como dije al principio de escribir en el blog.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Amira -

Muchas gracias por tus comentarios, Andoni. Me alegra ver que alguien me lee. Tienes razón con lo de que no debería preocuparme tanto porque si tiene que pasar pasará, y si no tiene que pasar da igual donde trabaje, pero a veces me pongo a pensar y se me ocurren cosas como esas, jejeje. Nunca se sabe lo que puede pasar, y la verdad, no me apetece pasarlo mal justamente ahora.

Andoni -

Hola, yo de nuevo. Si es que me va a gustar tu blog, eh? :-) No es como otros que he visto alguna vez. Hablas de cosas diferentes y me gusta.

No voy a vender consejos cuando para mi no tengo, pero creo que hay un hecho que a mi, al menos, me sirve para afrontar esas cosas con mejor cara. Y el hecho es que por trabajar en un bar tu chico no va a ser más o menos infiel. La gente es como es y si quiere poner cuernos los va a poner aunque trabaje en un convento de monjas. Y al contrario, no los pondrá aunque trabaje como masajista y untador de aceites de modelos de bikinis.

Es un ejemplo tonto pero a mi me sirve para darme cuenta de que si la persona con la que estoy sigue a mi lado será por algo. El palo, si ella quiere, me lo puede dar haga lo que haga yo o aunque me preocupe mucho por ello. Así que lo mejor es confiar y que los tiros vengan por donde quieran. Y lo digo con conocimiento de causa y con experiencia en ambos bandos de la cuestión.

Ante todo va uno mismo y, qué leches, quien no te quiera peor para él. Al fin y al cabo poco se puede hacer para evitarlo así que lo mejor es ser sincero en la relación y no arrepentirse de nada, intentando hacer las cosas bien. Y si sale mal, la conciencia tranquila y la cabeza alta, que tal vez el problema sea que la otra persona no lo merece.

Me permito la licencia de darte un pequeño consejito: quiérete más.

Venga, ánimo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres